HOT NEWS:

Control y análisis de legionella

Control y análisis de legionella

Servicios a suministrar por el laboratorio SEA con los tratamientos de legionella

  • Inspección de las instalaciones, auditoría y control de calidad: Realización de una inspección en las instalaciones para emitir un informe técnico sobre riesgos y puntos críticos, así como las indicaciones y mejoras oportunas.
  • Programas de tratamientos de choque y mantenimiento: Este programa incluirá productos, dosis y procedimientos, así como introducción de parámetros de control físicos, químicos y biológicos, los métodos de medición y la periodicidad de los análisis.
  • Programa de limpieza y desinfección de la instalación: Para asegurar que el equipo funciona en condiciones de seguridad, estableciendo los procedimientos, productos a utilizar y dosis, precauciones a tener en cuenta y la periodicidad de cada actividad.
  • Análisis físico-químicos, microbiológicos y de legionella: Laboratorio autorizado por la Comunidad de Madrid.
  • Libro de registros de mantenimiento de cada instalación: Este libro ha de recoger todas las incidencias, actividades realizadas, resultados obtenidos y las fechas de paradas y puestas en marcha técnicas de la instalación, incluyendo su motivo.

Introducción

La Legionelosis es un conjunto de diferentes enfermedades que se presentan en dos formas clínicas distintas pero con un inicio similar: la infección pulmonar llamada “enfermedad del legionario” que es una neumonía con fiebre alta y de pronóstico fatal, que puede llegar al coma y con infiltradas pulmonares diseminados e insuficiencia multisistémica y una forma” no neumónica” que es La “fiebre de Pontiac” que se presenta en ocasiones como un síndrome febril agudo pero de pronóstico leve y parecida a un cuadro gripal de incubación de 24-48 horas, sin presentar alteraciones en tórax . Su origen suele ser debido a la reacción al antígeno inhalado más que a la invasión bacteriana producida.

Biología de la legionella

  • Legionella neumophila, es una bacteria que mide entre 0.3-0.5 µm de ancho por 2-20 µm de largo, con forma de bacilo largo y móvil por uno o más flagelos bien en disposición polar o lateral, y también se presenta en formas cocobacilares en el interior de tejidos. Gramnegativo (G-), aerobio y capaz de sobrevivir en un amplio rango de condiciones físico-químicas aunque carece de formas de resistencia.
  • Bacteria ambiental, acuática y ubicua, especialmente en aguas superficiales, por lo que no es nada anormal encontrarla en la naturaleza.
  • Sobrevive en un amplio rango de temperaturas, siendo capaz de multiplicarse entre 20 y 45ºC, con una temperatura óptima de crecimiento de 35 a 37 ºC, muere a temperaturas superiores a 70 ºC. El control de las temperaturas ser una buena herramienta prevencionista.
  • Tiene capacidad de crecimiento en el interior de otros organismos como amebas o protozoos; este fenómeno la protege de agentes nocivos externos, como puede ser el uso de biocidas.
  • Su crecimiento está asociado a la existencia de materia orgánica, lodos, limos, etc. que actúan como nutrientes. En las instalaciones el biofilm (fina capa de microorganismos capaces de crear una delgada película de limos en las superficies de contacto con el agua) es uno de los sustratos más importantes para la Legionella.
  • Las zonas de estancamientos de agua favorecen la amplificación de la bacteria. Estas zonas son adecuadas para la sedimentación y precipitación de materia orgánica, además de producirse una pérdida de cloro mayor por los procesos de evaporación.
  • Las zonas de estancamientos de agua favorecen la amplificación de la bacteria. Estas zonas son adecuadas para la sedimentación y precipitación de materia orgánica, además de producirse una pérdida de cloro mayor por los procesos de evaporación.

Instalaciones y equipos implicados

  1. Instalaciones con mayor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella:
  2. Torres de refrigeración y condensadores evaporativos.
  3. Sistemas de agua caliente sanitaria con acumulador y circuito de retorno.
  4. Sistemas de agua climatizada con agitación constante y recirculación a través de chorros de alta velocidad o la inyección de aire (spas, jakuzzis, piscinas, vasos o bañeras terapéuticas, bañeras de hidromasaje, tratamientos con chorros a presión, otras).
  5. Centrales humidificadoras industriales.

Instalaciones con menor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella:

  1. Sistemas de instalación interior de agua fría de consumo humano (tuberías, depósitos, aljibes), cisternas o depósitos móviles y agua caliente sanitaria sin circuito de retorno.
  2. Equipos de enfriamiento evaporativo que pulvericen agua, no incluidos en el apartado 2.1.
  3. Humectadores.
  4. Fuentes ornamentales.
  5. Sistemas de riego por aspersión en el medio urbano.
  6. Sistemas de agua contra incendios.
  7. Elementos de refrigeración por aerosolización, al aire libre.
  8. Otros aparatos que acumulen agua y puedan producir aerosoles.

Instalaciones de riesgo en terapia respiratoria:

  1. Equipos de terapia respiratoria.
  2. Respiradores.
  3. Nebulizadores.
  4. Otros equipos médicos en contacto con las vías respiratorias.

Quedan excluidas del ámbito de aplicación de este Real Decreto las instalaciones ubicadas en edificios dedicados al uso exclusivo en vivienda, excepto aquellas que afecten al ambiente exterior de estos edificios. No obstante y ante la aparición de casos de legionelosis, las autoridades sanitarias podrán exigir que se adopten las medidas de control que se consideren adecuadas.

Requisitos necesarios para que se produzca la enfermedad

  1. Que el microorganismo tenga una vía de entrada a la instalación.
  2. Que se den los factores necesarios para que se multiplique la bacteria, hasta conseguir el número necesario para que sea un riesgo para personas susceptibles. No existe acuerdo entre la comunidad científica sobre cual sería la dosis infectante, que por su puesto variaría según el tipo de  instalación y de la población expuesta.
  3. Que exista un mecanismo de diseminación de la bacteria, para que ésta se disperse en el aire en forma de aerosol. El agua contaminada solo representa un riesgo cuando se dispersa en la atmósfera en forma de aerosol. El riesgo aumenta cundo se reduce el tamaño de las gotas en suspensión, porque las gotas quedan en el aire más tiempo y recordemos solo las gotas inferiores a 5 µm penetran en los pulmones. 
  4.  Que las cepas diseminadas sean virulentas para el hombre, ya que no todas las especies lo son. Aunque hay autores que opinan que todas pueden llegar a serlo, en las condiciones adecuadas, con población de alto riesgo.
  5. Que existan individuos susceptibles expuestos.
ISO 9001  
2017  Laboratorio SEA